-
-
-
General
Proyectan Aballay en el Cecual
El miércoles 11 de octubre, a las 20.30, continúa el ciclo de cine y literatura Cae la noche tropical. La cuarta proyección será Aballay (2010) dirigida por Fernando Spiner e inspirada en el cuento de Antonio Di Benedetto. En esta oportunidad, la película será presentada por Verónica Pedersen.
La función tendrá lugar en el patio del Centro Cultural Alternativo (Santa María de Oro 471) con entrada gratuita.EI ciclo tiene como finalidad fortalecer las prácticas analíticas vinculadas a la literatura y cultura argentina por medio de la proyección de una serie de películas argentinas, estimulando un espíritu crítico, poniendo al alcance de la comunidad películas que den cuenta de las configuraciones identitarias nacionales y revalorizando el rol de literatura a través de la proyección de películas afines. Algunos ejes temáticos que serán abordados incluyen cuestiones de género, familia, conflictos sociales y configuraciones étnicas para repensar tópicos de nuestra cultura vistos a partir de la lente de la literatura, es decir, que se basan en novelas, cuentos o biografías de personajes y espacios que conforman el imaginario argentino.

La actividad está organizada por el Seminario de Literatura Argentina II de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional del Nordeste y el Centro Cultural Alternativo.

EL CICLO

El nombre del ciclo Cae la noche tropical, está inspirado en una novela de Manuel Puig ambientada en Río de Janeiro, a mediados de los ´80, donde dos hermanas argentinas en el crepúsculo de sus vidas evocan el pasado y dialogan acerca de los amores de una vecina más joven, también argentina y exiliada política, cuyas experiencias sentimentales se conoce al trasluz de sus chismes.

El ciclo continuará con la proyección de títulos tales como El otro hermano (2017) de Adrián Gaetano, basada en la novela de Carlos Busqued Bajo este sol tremendo; Cornelia frente al espejo (2012) de Daniel Rosenfeld sobre el cuento de Silvina Ocampo; y Rancho aparte (2012) de Edi Flehner, entre otros.

EL FILM

Aballay era un gaucho mal llevado y resentido, ladrón y asesino. A veces la imagen que devuelve un espejo hace que una persona se replantee toda su vida. En el caso de Aballay, ese espejo fue la mirada de un niño. Luego de matar salvajemente a un hombre, la mirada aterrorizada del hijo de su víctima le dio conciencia de su salvajismo. Y ese golpe llenó a Aballay de confusión. En ese estado, Aballay oyó hablar de los estilitas. Gente que para alejarse de la tierra en que ha pecado y acercarse a Dios decidía hacer una particular penitencia: subirse a una columna y no volver a bajarse de ahí por el resto de su vida. En el campo argentino del 1900 no había columnas. Entonces Aballay decidió no volver a bajar de su caballo. Pasan los años. Aballay cumple su promesa. No toca el suelo. No vuelve a asesinar, ni a robar. Hace rigurosa su penitencia. La gente empieza a hablar de “El hombre-caballo”, y su imagen empieza a tomar ribetes legendarios. Ante la mirada de la gente, se convierte en una especie de santo.

Antonio Di Benedetto escribió Aballay en algún momento de su cautiverio entre marzo de 1976 y septiembre de 1977. El cuento está incluido en el libro Absurdos, editado en 1978, en España, con el autor ya exiliado.


 
Compartir