-
-
-
General
Detuvieron al otro "Rey de la Salada"
Identificado como el otro "Rey de La Salada", Enrique "Quique" Antequera, fue detenido esta noche por orden de la Justicia, en el marco de la causa que lo investiga por presunta "asociación ilícita". El segundo líder de la megaferia a cielo abierto es la cara visible de Urkupiña, uno de los predios sospechado de venta ilegal, falsificación de marcas y evasión, entre otros delitos.
El operativo fue desarrollado por personal de la Gendarmería y de la Policía Bonaerense, y junto a él quedaron detenidos, además, Roberto Ríos y Ramiro Sarabia Rodríguez, hombres de su círculo cercano y Marcelo Aravena, capo de la facción de Ingeniero Budge de La Doce, vinculado a Rafael Di Zeo y Mauro Martín. Asimismo, se ordenaron varios allanamientos en la feria y en propiedades vinculadas al fundador de Urkupiña.

Este sector de la fería de "La Salada" cuanta con al menos 2.000 puestos y está organizado mediante una "sociedad anónima". Incluso, Antequera confesó que si bien es la cara visible, tiene el cargo formal de "director suplente". Por su parte, la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, aseguró: "Es el fin de la complicidad política delictiva", y destacó la colaboración de la administración nacional con la provincial, mediante su homólogo bonaerense, Cristian Ritondo.

Vale destacar que Urkupiña, nombrada en honor a una virgen venerada en Bolivia, nació en 1991, cuando el hoy detenido y un pequeño grupo de "socios" compraron parte del predio en el que funciona ahora la feria. "Estoy hace más de 25 años acá", le dijo a un matutino y se refirió a la denuncia de Elisa Carrió, la diputada y candidata de Cambiemos, por integrar una "mafia" junto a Castillo.

Sin embargo, lo cierto es que Antequera fue diputado provincial suplente en la lista de la actual diputada en 2009. "Ahora se da cuenta que soy malo, y antes era bueno", aseguró ante un diario nacional. Incluso, putnualiza que gracias a la feria de La Salada, que se encuentra dividida en Punta Mogote, Urkupiña y Ocean, viven cerca de un millón de personas de manera directa e indirecta, las cuales volverán a vivir los ocurrido con Castillo hace varias semanas atrás.


 
Compartir